Protección de madera

La madera es un material combustible. Un incendio se origina por la combustión de materiales combustibles que evoluciona de forma aleatoria en el espacio y en el tiempo en función del volumen de materiales combustibles que lo alimentan y de la presencia de oxígeno.

 


 

El material que habitualmente se utiliza para el aislamiento eléctrico es inflamable y puede desprender gases y humos tóxicos: es pues, una buena vía de propagación del fuego.

 


 

La estructura de un edificio propiamente dicha apenas contribuye en el desarrollo del incendio, aunque se suele ver afectada por el mismo; por el contrario los materiales que existen en el edificio (cortinas, muebles, revestimientos, etc.) son los que más contribuyen a su evolución y desarrollo.

 


 

Según su función, tenemos que tratar la madera de diferente manera:
  • Madera decorativa: Debido a su combustibilidad, la madera utilizada en aplicaciones no estructurales como suelos de madera, recubrimientos de paredes o techos puede incidir en el desarrollo del fuego. En este caso, las pinturas y barnices, son productos que aplican sobre la superficie de las piezas de madera mejorando su comportamiento al fuego.
  • Madera estructural: Desde el punto de vista estructural su comportamiento al fuego es aceptable debido a sus bajos coeficientes de transmisión de calor y dilatación, a la presencia de agua en la composición de la misma que retrasa su combustión y a la formación de una capa de carbón superficial que frena su avance. Tenemos la posibilidad de mejorar su comportamiento utilizando los productos adecuados. En este caso, en Ignifugaciones Generales los productos que utilizamos son los morteros y barnices. Pueden actuar de dos formas diferentes: hinchándose por la acción del calor, formando una capa aislante y/o impidiendo que el oxígeno alcance la madera.

 

El comportamiento que requiere la madera, como material o como elemento resistente, se especifica en el Código Técnico de la Edificación - Documento básico SI - Seguridad en Caso de Incendio. Las especificaciones que tienen que cumplir hacen referencia a su situación, su función, su uso, la clase de madera, la flexión, ...

Los comentarios están cerrados.